Estrategia de cartera de inversión en una recesión

Estrategia de cartera de inversión en una recesión
Category: Tasas De Interés
13 enero, 2021

Los ciclos económicos incluyen periodos de crecimiento y declive, siendo estos últimos los que suelen ser los que más preocupan a los inversores. Afortunadamente, existen estrategias disponibles para limitar las pérdidas de la cartera e incluso registrar algunas ganancias durante una recesión.

Conclusiones clave

  • Una recesión son dos trimestres consecutivos de crecimiento económico negativo, pero existen estrategias para invertir para proteger y obtener ganancias durante las recesiones.
  • Durante las recesiones, los inversores tienden a vender participaciones más riesgosas y optar por valores más seguros, como la deuda pública.
  • La inversión en renta variable implica ser propietario de empresas de alta calidad con una larga trayectoria, ya que estas empresas tienden a resistir mejor en las recesiones.
  • La diversificación es importante, que incluye productos de renta fija, bienes de consumo básico e inversiones de bajo riesgo.

¿Qué es una recesión?

Una recesión es un período prolongado de una disminución significativa de la actividad económica. En general, los economistas se refieren a dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo del producto interno bruto (PIB) como una recesión, pero existen otras definiciones. El PIB es una medida de todos los bienes y servicios producidos en un país durante un período determinado.

Las recesiones se caracterizan por una confianza vacilante por parte de los consumidores y las empresas, el debilitamiento del empleo, la caída de los ingresos reales y el debilitamiento de las ventas y la producción; no es exactamente el entorno que conduciría a un aumento de los precios de las acciones o una perspectiva optimista para las acciones.

En lo que respecta al mercado, las recesiones tienden a provocar una mayor aversión al riesgo por parte de los inversores y una posterior huida hacia la seguridad. Sin embargo, en el lado positivo, las recesiones, como era de esperar, dan paso a recuperaciones tarde o temprano.

Cómo funciona una estrategia de inversión en recesión

La clave para invertir en una recesión, ya sea antes, durante o después, es vigilar el panorama general, en lugar de intentar medir el tiempo para entrar y salir de varios sectores del mercado, nichos y acciones individuales.

A pesar de que existe evidencia histórica de la naturaleza cíclica de ciertas inversiones durante las recesiones, el hecho es que cronometrar tales ciclos está más allá del alcance del inversor minorista. Sin embargo, no hay necesidad de desanimarse, porque hay muchas formas en que una persona común puede invertir para protegerse y beneficiarse durante estos ciclos económicos.  

Macroeconomía y mercado de capitales

Primero, considere los aspectos macroeconómicos de una recesión y cómo afectan a los mercados de capital. Cuando golpea una recesión, las empresas reducen las inversiones comerciales, los consumidores reducen su gasto y las percepciones de las personas pasan de ser optimistas y esperar una continuación de los buenos tiempos recientes a volverse pesimistas y permanecer inseguras sobre el futuro.

Es comprensible que durante las recesiones los inversores tienden a asustarse, a preocuparse por los posibles rendimientos de las inversiones y a reducir el riesgo en sus carteras. Estos factores psicológicos se manifiestan en unas pocas tendencias generales del mercado de capitales.

Tendencias de recesión de los mercados de capital

Dentro de los mercados de renta variable, la percepción de los inversores sobre un riesgo elevado a menudo los lleva a exigir tasas de rendimiento potenciales más altas para la tenencia de acciones. Para que los rendimientos esperados aumenten, los precios actuales deben caer, lo que ocurre cuando los inversores venden participaciones más riesgosas y se mueven hacia valores más seguros, como la deuda pública. Ésta es la razón por la que los mercados de valores tienden a caer, a menudo de manera precipitada, antes de las recesiones cuando los inversores cambian sus inversiones.

La historia nos muestra que los mercados de valores tienen una asombrosa capacidad para servir como indicador adelantado de recesiones. Por ejemplo, los mercados comenzaron una fuerte caída a mediados de 2000 antes de la recesión de marzo a noviembre de 2001. Sin embargo, incluso en una caída, hay buenas noticias para los inversores, ya que todavía se pueden encontrar focos de rentabilidad relativa superior en acciones. Mercados.

Selección de valores durante las recesiones

Cuando se invierte en acciones durante períodos de recesión, los lugares relativamente más seguros para invertir son las empresas de alta calidad que tienen una larga historia comercial porque estas deberían ser las empresas que puedan manejar períodos prolongados de debilidad en el mercado.  

Por ejemplo, las empresas con balances sólidos, incluidas las que tienen poca deuda y flujos de caja saludables, tienden a obtener mejores resultados que las empresas con un apalancamiento operativo significativo (deuda) y flujos de caja débiles. Una empresa con un balance y un flujo de caja sólidos es más capaz de manejar una recesión económica y es más probable que pueda financiar sus operaciones a pesar de la difícil economía.

Por el contrario, una empresa con muchas deudas puede resultar dañada si no puede manejar los pagos de su deuda y los costos asociados con sus operaciones continuas. Si bien el gasto de una empresa es importante, un inversor debe asegurarse de que no está recortando costos en las áreas equivocadas.

Históricamente, uno de los lugares más seguros del mercado de valores son los productos básicos de consumo, que son productos que los consumidores tienden a comprar independientemente de las condiciones económicas o de su situación financiera. Los productos básicos de consumo incluyen alimentos, bebidas, artículos para el hogar, alcohol, tabaco y productos de higiene femenina. Por lo general, estos son los últimos productos que un hogar elimina de su presupuesto.

Por el contrario, los minoristas electrónicos y otras empresas de consumo discrecional pueden sufrir si los consumidores postergan las compras de alto nivel.

La diversificación sigue siendo importante

Dicho esto, es peligroso amontonarse en un solo sector, incluidos los productos básicos de consumo. La diversificación es especialmente importante durante una recesión cuando determinadas empresas e industrias pueden verse afectadas. La diversificación entre clases de activos, como renta fija y materias primas, además de acciones, también puede actuar como un control de las pérdidas de la cartera.  

Estrategia de renta fija

Los mercados de renta fija no son una excepción a la aversión general al riesgo de los entornos recesivos. Los inversores tienden a evitar los riesgos crediticios, como los bonos corporativos (especialmente los bonos de alto rendimiento) y los valores respaldados por hipotecas (MBS), ya que estas inversiones tienen tasas de incumplimiento más altas que los valores gubernamentales.

A medida que la economía se debilita, las empresas tienen más dificultades para generar ingresos y beneficios, lo que puede dificultar el pago de la deuda y, en el peor de los casos, conducir a la quiebra.

A medida que los inversores venden estos activos de riesgo, buscan seguridad y se mueven hacia los bonos del Tesoro de EE. UU. En otras palabras, los precios de los bonos de riesgo bajan a medida que la gente vende, lo que obliga a aumentar los rendimientos de estos bonos. Mientras tanto, los precios de los bonos del Tesoro suben, lo que significa que sus rendimientos disminuyen.  

Inversión en materias primas

Otra área de inversión a considerar durante una recesión son las materias primas. Las economías en crecimiento necesitan insumos, incluidos los recursos naturales. Estas necesidades crecen a medida que lo hace la producción económica, lo que eleva los precios de esos recursos.

Por el contrario, a medida que las economías se desaceleran, la demanda se desacelera y los precios de las materias primas tienden a caer. Si los inversores creen que se acerca una recesión, a menudo venderán materias primas, lo que hace que los precios bajen. Sin embargo, dado que las materias primas se negocian a nivel mundial, una recesión en los EE. UU. No necesariamente tendrá un impacto directo grande en los precios de las materias primas.

Invertir para la recuperación

¿Qué pasa cuando la economía comienza a recuperarse? Al igual que en una recesión, durante una recuperación hay que estar atento a los factores macroeconómicos. Una de las herramientas que el gobierno utiliza con mayor frecuencia para reducir el impacto de una recesión es la política monetaria flexible: reducir las tasas de interés para aumentar la oferta monetaria, disuadir a la gente de ahorrar y fomentar el gasto. El propósito general es, en última instancia, aumentar la actividad económica.  

Uno de los efectos secundarios de las tasas de interés bajas es una mayor demanda de inversiones de mayor riesgo y mayor rendimiento. Como resultado, los mercados de valores tienden a tener un buen desempeño durante la recuperación económica. Algunas de las acciones de mejor rendimiento utilizan el apalancamiento operativo como parte de sus actividades comerciales en curso, especialmente porque a menudo se ven superadas durante una recesión y se infravaloran.

El apalancamiento también puede perjudicar durante una recesión, pero funciona bien durante los buenos tiempos, lo que permite que las empresas que se endeudan crezcan más rápido que las empresas que no lo hacen. Las acciones de crecimiento y las acciones de pequeña capitalización también tienden a tener un buen desempeño durante la recuperación económica, ya que los inversores asumen el riesgo.

Preocupaciones sobre el riesgo y el rendimiento

Del mismo modo, en los mercados de renta fija, la mayor demanda de riesgo se manifiesta en una mayor demanda de riesgo crediticio, lo que hace que la deuda corporativa de todos los grados y la deuda respaldada por hipotecas sean más atractivas: los precios suben y los rendimientos bajan. Por otro lado, los inversores tienden a salir de los bonos del Tesoro de EE. UU., Lo que hace que los precios bajen mientras que los rendimientos aumentan.

La misma lógica se aplica a los mercados de productos básicos, lo que significa que un crecimiento económico más rápido aumenta la demanda, lo que impulsa los precios de las materias primas. Sin embargo, recuerde que las materias primas se negocian a nivel mundial; la economía de los Estados Unidos no es el único impulsor de la demanda de estos recursos.

La línea de fondo

Cuando golpean las recesiones, es mejor concentrarse en el horizonte a largo plazo y administrar sus exposiciones, minimizando el riesgo en su cartera y apartando capital para invertir durante la recuperación.

Por supuesto, nunca va a sincronizar el comienzo o el final de una recesión al día, pero anticipar una recesión no es tan difícil como podría pensar. Todo lo que se necesita es tener la disciplina para ignorar a la multitud, alejarse de las inversiones arriesgadas en tiempos de optimismo extremo, esperar a que pase la tormenta que se avecina y aceptar el riesgo cuando otros se alejan de él.